Extraordinaria actuación de Jorge Pérez y el Team Olimar en Narón de donde salen líderes de la Top Ten Pirelli-Castrol.

A veces es realmente complicado explicar con palabras a toda a una afición lo que es capaz de hacer un equipo en una disciplina deportiva como esta. Seguramente sea más sencillo injuriar y destacar memeces sin ninguna evidencia, porque sucede que el que escribe esto tiene la memoria muy sana y por eso mismo prefiere archivar en la misma actuaciones como la que Jorge Pérez, Juan Gándara y la asistencia del Team Olimar han dejado marcada con letras de cobre en este Rally de Narón, con desarrollo impredecible y participaciones impresionantes, pasando por el codo con codo que mantuvieron Senra y Caamaño ó el de Jorge Pérez con Fernández Válcarcel y Tino Iglesias.

Ya decía Pérez que es un rally especialmente de su agrado, técnico, con zonas ciegas, de mucha conducción, exigente con la mecánica, confianza en las notas y especial compenetración con tu copiloto donde a veces es fundamental con su psicología. Y es que a Juan Gándara hay que reconocerle la capacidad de adaptación a Jorge y de salto de potencia en cuanto a vehículos de competición resultando el binomio en muy poco tiempo de sobresaliente y rozando lo imprescindible, destacando además Juan por haber impregnado al equipo con una filosofía más optimista involucrando el trabajo con el buen rollo.

Pérez-Gándara fueron con el cuchillo entre los dientes desde el primer kilómetro, marcando tiempos muy competitivos desde el inicio a pesar de un pinchazo en el primer tramo. Desde el principio la lucha con Válcarcel fue encarnizada, intercambiando con Jorge los mejores tiempos de la Copa Top Ten a la que se unió de menos a más Tino Iglesias. Después de la jornada matutina en la que ninguno de ellos escatimó en riesgos cualquier cosa podia pasar en el Trofeo monomarca de la que finalmente se apartaba Válcarcel por una salida, dejando el primer puesto de este podio entre Iglesias y Pérez. Para el final de los últimos cuatro tramos no quedaban uñas que morderse, Pérez e Iglesias se iban batiendo en el cronómetro resultando finalmente vencedor el de Salceda destronando el R3 al N5 del liderato de la Copa Top Ten Pirelli Castrol que ya no diferencia entre dos ruedas motrices y 4×4 en un rally de coeficiente 8, con mucho Campeonato todavía por delante, pero dando un golpe de autoridad Jorge Pérez con el único dos ruedas motrices que se ha colado entre los tracción total. El estado de forma del Team Olimar pasa por un buen momento, pues este resultado no sólo dependió de lo que pasaba por las cunetas ya que el Clio no estuvo exento de problemas como una fuga de valvulina ó la rotura de un taco de motor, incidencias que resolvió el excepcional trabajo de la asistencia, aquellos desconocidos para el público que son imprescindibles y que marcan también la diferencia.

Hoy es un día de celebración para el equipo que se encuentra llegando a su sede en Salceda. Es un día de los que también hay que mirar hacia atrás y no olvidarse de todo lo que les ha llevado hasta aquí, conscientes de que vendrán momentos distintos y de que a veces la vida recompensa a los que con trabajo e ilusión van en busca de sus sueños.

Impactos: 230

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *