Pérez hace bueno el proverbio español: Hasta el rabo todo es toro.

Corría el año 1998, concretamente los días 22, 23 y 24 de noviembre, cuando llegaban a la última cita del Mundial de Rallyes Tommi Mäkinen y Carlos Sainz separados por sólo dos puntos, situación que convertiría en Campeón del Mundo al que llegara por delante del otro.

Durante el primer día y, concretamente en el sexto tramo, el finlandes arrancaría una rueda trasera al golpearla contra un bloque de cemento, terminando su participación al ser detenido por un control policial durante el enlace por el que Mäkinen intentaba llegar desesperadamente a la asistencia.

Con la tranquilidad de que el cuarto puesto le daría el Campeonato del Mundo, el piloto español controló el rally a la perfección, hasta que en último tramo y a 500 metros de la meta una de las bielas del Toyota Corolla de Sainz se rompió y no pudo terminar, llevándose Tommi Mäkinen el título del cual se enteraría mientras estaba dando una entrevista.

Este fin de semana se ha celebrado el Rally de Ourense Lugo Ribeira Sacra en su octava edición que, como novedad principal además del desarrollo el sábado en tres tramos a triple pasada, incluía un tramo completamente nuevo desde Canaval a Sober.

Con la ambición de mantener el liderato de la Copa Top Ten Pirelli A e incluso tratar de reforzar su posición, el Racing Stage Services comenzaba ya el viernes marcando el sexto mejor tiempo en Castro de Beiro para acostarse líder del trofeo.

Con el tiempo inestable y las dudas sobre la monta de neumáticos, el binomio Pérez-Avelino controlaba la primera sección del sábado sin soltar el liderato y marcando los mejores cronos de la Top Ten, coqueteando ya con los primeros puestos de la clasificación general.

Cada vez más adaptado al nuevo Renault Clio N5 del que Jorge Pérez se ha mostrado encantado desde el primer día, el piloto de Entienza continuó imperturbable con buenos cronómetros y la regularidad que le caracteriza, atacando con astucia donde es necesario y contemplando mientras tanto los abandonos de rivales en la cabeza luchando por los puestos de privilegio.

Así, Jorge Pérez y Avelino Martínez llegaban al final de San Miguel-Luintra en la última sección en quinta posición sólo por detrás de vehículos R5, los conocidos C3 de Victor Senra, el DS3 de Alberto Meira, el Fiesta de Iago Caamaño y el nuevo DS3 de Luis Vilariño, montura que ha estrenado en la ciudad termal aparcando de momento su Fiesta N6.

En el último tramo saltarían las alarmas; Victor Senra conservaba el liderato y se proclamaba automáticamente Campeón Gallego de Rallyes al ver como tanto Meira como Caamaño tenían que abandonar por sendas salidas de carretera, mientras que el piloto de Salceda se batía el cobre con Vilariño superando a éste en la clasificación y logrando, además de una victoria insultante en la Top Ten Pirelli A, el cajón de plata de la general scracht igualando así el mejor de resultado de su carrera deportiva logrado el año pasado en el Rías Baixas, precisamente en el rally donde la que es su montura actual se proclamó vencedora.

Hasta el rabo todo es toro, proverbio español que, como ocurrió en el Rally de Gran Bretaña de 1998, ahora ha hecho bueno Jorge Pérez en la octava edición del Ribeira Sacra, un Jorge Pérez espectacular que se ha mostrado muy feliz al término de la prueba y que ha querido dedicar a su equipo, patrocinadores, amigos y, muy especialmente, a su madre que le acompaña a lo largo y ancho de todo el territorio gallego para compartir con él un deporte que es parte de la familia.

Impactos: 30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *