Pérez minimiza daños en el Ourense Ribeira Sacra.

No es la primera vez que desde aquí se reivindica la labor de un equipo detrás del espéctaculo, a espaldas de la calidez del público y ajenos a la generosidad de las cámaras. Es en las instalaciones de un taller donde comienza el crono y donde se encuentra la delgada línea entre el éxito y el fracaso.

El Botafumeiro se había saldado con un vuelco y el Team Olimar ha tenido menos de un mes para desmontar y montar cada pieza del Clio R3 que les representa para llegar a tiempo a esta séptima edición del Rally de Ourense Ribeira Sacra, labor en la que ha participado todo el equipo empezando por el propio Jorge Pérez pero que merece especial atención en la persona de César Costas, maestro de todos ellos, ejemplar profesional y mejor persona, culpable irrefutable de cada éxito que ha protagonizado el conjunto de Salceda pero que prefiere, como grande que es, celebrarlo junto a la intimidad de los suyos.

Así, el equipo llegó el viernes a la ciudad termal con los dedos cruzados para que todo funcionase como es debido, sin tiempo de haber probado casi nada, pero confirmando el viernes, en la especial nocturna de Castro de Beiro, que prácticamente todo funcionaba como es debido.

El binomio Pérez-Gándara fue de menos a más desde el inicio del sábado por detrás de casi todos los N5 como era de esperar y con prudencia sobre todo en el segundo tramo con mucha gravilla, donde cometer un error podía ser fatídico para la prueba y el campeonato. 

En la sesión vespertina, con tramos más del agrado de Pérez y donde la partida contra los N5 se igualaba ligeramente, se lograba superar a Alberto Nimo a bordo de un Volkswagen Polo N5 en esta ocasión, para llegar al último tramo separado por casi 13 segundos de Antonio Fdez. Válcarcel y su Mitsu EVO VIII y de 15 de Celestino Iglesias y su Ford Fiesta N5, cubiertos ambos por el Citroën ZX Kit Car de Emilio Vázquez.

Los kilómetros entre Vilanova y Luintra para dar colofón a una excepcional prueba, fueron testigos de un sensacional cuarto mejor crono del Clio R3 Maxi, sólo por detrás del Lancer EVO X R4 de Meira y de los R5 de Caamaño y Senra para terminar el binomio de Salceda en el segundo lugar de la Copa Top Ten Pirelli tras superar a Válcarcel y terminar a las puertas de los Iglesias.

Pérez-Gándara, independientemente de cuanto guardaran la ropa el resto, habían metido 9 segundos a los del Fiesta N5 y casi 17 al EVO VIII de Válcarcel-López para terminar por delante de éstos y minimizar daños de cara al campeonato en un tramo de 10,37 kilómetros.

Por cierto, fántastico también Vázquez-Rodríguez en este tramo, terminando a cuatro segundos de Jorge para sellar un excepcional quinto puesto de la general con su inolvidable ZX Kit Car.

La distancia entre Pérez-Gándara y los hermanos Iglesias terminaba a orillas del Sil a sólo 3,915 segundos para dejar en poco más de diez puntos el Trofeo Top Ten a falta de dos pruebas para el final de un campeonato no apto para deficiencias cardiacas y que tendrá su primer gran asalto en la 40 edición del Rally de San Froilán el próximo 27 de octubre.

Impactos: 89

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *