Valioso aprendizaje para Solans en el Rally de Portugal.

Reenganchados a la carrera en la mañana del domingo, después de haber tenido que retirarse el sábado por un desafortunado pinchazo durante el último tramo de la jornada, Nil Solans y Miki Ibáñez han conseguido, satisfactoriamente, finalizar hoy su cuarta incursión en el Rally de Portugal. La quinta cita mundialista –esta vez, sin contratiempos mecánicos– que ha completado el dueto español a bordo del Ford Fiesta R5 preparado por el equipo que ganó el pasado año el campeonato del Mundo de constructores, M-Sport, como premio por haberse coronado en 2017 campeones indiscutibles del Junior WRC.

Las cinco especiales de la última etapa –entre ellas, dos pasadas al tramo de ‘Fafe’, uno de los enclaves más emblemáticos de la historia de esta especialidad– han permitido al dueto del Rally Team Spain seguir acumulando experiencia sobre tierra en una prueba muy técnica y selectiva, que aunque no ha reunido este fin de semana las condiciones de temperatura y orografía más idóneas para el tipo de neumáticos con los que compite Solans, le ha servido tanto a él como a su copiloto para asimilar una notable experiencia a bordo del Fiesta R5 con el que debutaron el pasado mes de febrero, en Suecia, que les resultará de gran ayuda a la hora de afrontar las participaciones que tienen programadas de cara a los próximos meses.

El piloto de Matadepera ha rodado hoy recurrentemente en las diez primeras posiciones de su clase, firmando como mejores registros dos sextos puestos entre los participantes de WRC2. Categoría en la que el joven español ha ocupado la novena plaza final, asegurándose así dos puntos más –pese al abandono de ayer– que le sitúan cuarto dentro del grupo de corredores que están abordando el campeonato esta temporada a bordo de un R5 construido por Ford. Una unidad perteneciente a la estructura de M-Sport, con la que Solans podría efectuar próximamente algunas participaciones a nivel nacional para preparar los rallyes mundialistas que prevé disputar durante la segunda mitad del calendario.

Nil Solans: “Pensándolo bien, ha sido el primer rally en que hemos podido terminar la etapa del viernes sin ningún problema mecánico ni de ningún tipo. El sábado por la tarde nos encontramos una piedra muy grande dentro del carril y tuvimos un pinchazo. Además, se dobló la llanta y no pudimos cambiar el neumático. Perdimos 10 minutos y, como era el último tramo del día, decidimos hacer Súper Rally, ya que nos salía más a cuenta con todo el tiempo que habíamos acumulado. Eso nos permitió también tener tres horas de asistencia. Realmente, hemos ido variando muchísimo la forma de conducir durante todo el fin de semana, buscando siempre el punto más óptimo de tracción, ir por el interior, trazar más simple, sin atacar tanto… Aunque desde fuera parezca otra cosa, desde dentro era más efectivo, íbamos más rápido, los tiempos eran mejores. Vamos descubriendo un poco aún el R5, lo que se tiene que hacer para trabajar bien con él, intentando minimizar los problemas de temperatura de los neumáticos y la falta de adherencia. Hemos aprendido mucho, pero tenemos que seguir mejorando para próximas carreras”.

 

Fotografía: Jordi Rierola

Impactos: 270

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *