EL EQUIPO GPR SPORT ABANDONA DEFINITIVAMENTE EL DAKAR 2020

Insalvables problemas de temperatura en las unidades de potencia de sus vehículos les aboca irreversiblemente al abandono.

El Dakar 2020 ha sido breve, incluso podríamos definirlo como traumático para los miembros del equipo madrileño GPR Sport. Tras el fiasco sufrido al comienzo de la primera etapa que llevó a sus tres unidades al prematuro abandono, los coches tomaron rumbo a la asistencia de final de jornada. Aún existía la esperanza de localizar el puntual problema común que al menos permitiera reengancharse a la prueba dentro de la denominada “Dakar Experience”, destinada a aquellos vehículos que no han concluido el itinerario completo de una de sus etapas. Pero una vez en el vivac, el diagnóstico del equipo técnico no podía ser optimista en absoluto, determinado un fallo irreversible que les conduce definitivamente a despedirse de la prueba.

Tras los problemas sufridos en los tres vehículos de GPR Sport al comienzo en la etapa de ayer –puestos de manifiesto como un repentino bajón en el rendimiento de sus unidades de potencia que les obligó al prematuro abandono de la prueba– los vehículos fueron llevados al vivac de fin de etapa con el fin de ser revisados. Una vez analizado por el equipo técnico, tanto los propios vehículos como los parámetros de su funcionamiento, la conclusión es la siguiente: motivado por un errático diseño de la carrocería que no permite el correcto flujo dinámico del aire a través del motor, las tres unidades han sufrido problemas de temperatura perjudicando con ello al rendimiento y estructura de sus motores. 

Debido a la premura de tiempo, el calendario de pruebas previsto a la finalización de los vehículos no pudo cumplirse antes del embarque en Marsella para encaminar los vehículos rumbo a Jeddah. Si bien es cierto afirmar que durante el verano se realizaron intensos test en la primera unidad construida, y que durante aquellas pruebas los actuales problemas que ahora se ponen de manifiesto no se presentaron, habida cuenta y con toda probabilidad de haber sido realizados sin el carenado definitivo que finalmente equipan los vehículos como carrocería.

La competición automovilística es así, en ocasiones mostrando su cara amable como en tantas y tantas veces ha ocurrido para GPR Sport. En otras, como en la actual, presentándose de forma traumática, incluso cruel, para poner fin a un interesantísimo proyecto que de esta forma echa por tierra las ilusiones de pilotos y equipo. Desde GPR Sport no nos queda más que asegurar el redoblar esfuerzos al máximo, en la línea que siempre fue bandera del equipo, para solucionar los problemas y retornar con más fuerza en busca de recobrar nuevamente la senda del éxito.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad