El KH-7 Epsilon Team disfruta de una etapa “africana” en el Dakar saudí

Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Xavi Domènech completan sin contratiempos la segunda jornada de la carrera más dura del mundo.
El MAN 6×6 se clasifica en la 26ª posición al término de la especial de 367 kilómetros y ya es 23º de la general.
“Ha sido una etapa de transición antes de que se reordene la carrera, pero el entorno nos ha evocado las sensaciones de los Dakares clásicos en África”, opina el piloto Jordi Juvanteny.

“Una delicia”. Ésta ha sido la exclamación unánime de los miembros del KH-7 Epsilon Team al término de la segunda etapa del Dakar 2020, entre Al Wajh y Neom, que constaba de un enlace muy corto y una especial de 367 kilómetros. Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Xavi Domènech han completado el recorrido sin contratiempos, en la 26ª posición, después de seis horas exactas de conducción y navegación. En la general ganan un puesto y suben al 23º, a las puertas del top 20.

La especial ha empezado por pistas con muchas piedras, cosa que ha hecho temer a los de KH-7 que se presentaba otra etapa durísima, después del exigente comienzo del pasado domingo. Sin embargo, la variedad del terreno ha dado paso a otro tipo de pistas, arena y cauces de ríos secos que el popular MAN 6×6 naranja ha despachado sin ningún tipo de problema. De esta manera, Juvanteny y sus compañeros incluso han llegado a la meta cuando todavía era de día (a las cinco y media de la tarde ya anochece en Arabia Saudí).

“Al final ha acabado siendo una etapa de transición, antes de que se reordene la carrera, pero el entorno nos ha evocado las sensaciones de los Dakares clásicos en África. Para nosotros, ha sido una etapa muy africana”, opina Jordi Juvanteny, que disputa su 28º Dakar, el 25º acompañado por José Luis Criado, jienense con 30 Dakares a sus espaldas.

La jornada ha deparado dos novedades para los veteranos dakarianos. Por un lado, por primera vez, los participantes han recibido el roadbook apenas 15 minutos antes del comienzo de la etapa, cosa que, en principio, debía dificultar la navegación. “De navegación hemos ido muy bien; Jordi y José Luis llevan unas cuantas ediciones encima, y lo de ir descubriendo la ruta sobre la marcha parece hecho pensando en ellos. No hemos tenido ningún despiste; sólo alguna duda en puntos concretos”, relata Xavi Domènech, el tercer tripulante del 6×6 naranja, que compite en su segundo Dakar con el KH-7 Epsilon Team.

La segunda novedad ha sido que los participantes de coches, camiones y SxS (buggys ligeros) partían mezclados en el orden de salida, algo que ha sido del agrado del ‘Camión de los sueños’ y que ha propiciado una pequeña anécdota. “En la neutralización y parada obligatoria de 15 minutos hemos coincidido con Fernando Alonso, que, al parecer, había tenido algún problema”, explica Criado.

Satisfechos por el buen comportamiento del MAN 6×6, y por el balance de estas dos primeras etapas, el KH-7 Epsilon Team afronta este martes la tercera jornada del Dakar 2020, un bucle alrededor de Neom, con una especial de 414 kilómetros. Por segundo día consecutivo, Juvanteny, Criado y Domènech recibirán el roadbook justo antes de la salida, y durante la jornada coronarán el punto más alto de este Dakar, a 1.400 metros de altitud.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad