El KH-7 Epsilon Team llega a Riad en el top 20 de la general del Dakar

Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Xavi Domènech lideran las categorías de Producción y 6×6 en el ecuador de la prueba.
El ‘Camión de los sueños’, preparado para vivir una jornada solidaria durante el día de descanso en Riad.
“Estamos dando todo lo que podemos. Hemos hecho muy buen trabajo hasta ahora, yendo deprisa pero conservando la mecánica”.

El KH-7 Epsilon Team está protagonizando un Dakar de grandísimo nivel, posiblemente su mejor actuación desde 2011, cuando el popular MAN naranja se clasificó 16º absoluto al final de la prueba. Después de la sexta etapa, entre Ha’il y Riad, de 830 kilómetros, Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Xavi Domènech ocupan la 20ª posición de la general y lideran las categorías de Producción y 6×6. “Un resultado que habríamos firmado sin dudar antes de empezar”, aseguran los tres integrantes de la cabina al unísono.

La especial cronometrada, de 477 kilómetros, era toda de arena y “muy equilibrada”, con zonas rápidas y muchas dunas pequeñas, además de una gigante, de nivel 3 (el máximo) según la terminología del organizador, ASO. “A pesar de que era una etapa muy larga, físicamente quizá no haya sido tan exigente como la del jueves, porque había menos piedras y saltos y, en este sentido, hemos ido más cómodos”, explica el copiloto jienense José Luis Criado.

Eso sí, los del KH-7 Epsilon Team han tenido que poner los cinco sentidos para lidiar con los cordones de dunas. “Eran muy ratoneras, difíciles de sortear, pero hemos ido a buen ritmo, con una media más alta de lo que esperábamos”, asegura Jordi Juvanteny.

El balance, pues, es positivo. “Estamos dando todo lo que podemos. Hemos hecho muy buen trabajo hasta ahora, yendo deprisa, pero conservando la mecánica. Nos lo estamos pasando muy bien, aunque no podemos bajar la guardia y hay que mantener la tensión”, valora el piloto catalán.

La llegada del Dakar a la capital de Arabia Saudí supone el paso del ecuador del rally y anticipa la esperada jornada de descanso de este sábado. Será un día muy movido para el KH-7 Epsilon Team, porque el MAN naranja se convertirá en el ‘Camión de los sueños’, en el marco del acto solidario que hermanará a dos entidades que trabajan con personas con discapacidad intelectual: la barcelonesa Fundació Privada Vallès Oriental y la saudí Disabled Children’s Association.

Sin duda, una de las anécdotas que sobrevolará la asistencia del KH-7 Epsilon Team en el vivac de Riad será la vivida por el equipo este viernes. Al final de la especial han encontrado un vehículo accidentado a 100 metros de la meta, y, ni cortos ni perezosos, lo han remolcado para que pudiera terminar.

Hasta ahí, nada que no hayan hecho ya innumerables veces antes, y que les ha valido el apodo de “San Bernardos del desierto”. Esta vez, sin embargo, los pilotos del coche en cuestión han caído en la cuenta, poco después, de que no habían validado el último waypoint. Ningún problema: el MAN 6×6 ha retrocedido montaña arriba arrastrando al vehículo para volver luego a la meta otra vez, ya con el waypoint marcado. En fin, otro participante agradecido por el compañerismo dakariano de Juvanteny, Criado y Domènech. Y es que el Dakar es una carrera, sí, pero también una lección de vida, como se hará patente mañana en el acto solidario del KH-7 Epsilon Team.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad