Isidre Esteve escala posiciones entre una nube de polvo

El piloto del Repsol Rally Team finaliza la jornada en 34º lugar y acaricia el top 30 en la general del Dakar 2020.
“Hoy hemos salido muy retrasados y mezclados con Side by Sides y camiones, por lo que nos ha tocado rodar muchos kilómetros sin visibilidad”.
“Tanto el coche como el equipo está funcionando muy bien, así que no tardaremos en encontrar nuestro ritmo”.

Isidre Esteve ha pagado las consecuencias del desafortunado inicio de ayer y este lunes ha debido pilotar casi la totalidad de la segunda etapa del Dakar en una nube de polvo, al salir mezclado con vehículos más lentos, entre ellos SxS y camiones. No obstante, el ilerdense ha logrado recuperar varias posiciones, para acabar 34º absoluto y 7º de su categoría T1.2, con su prototipo BV6 del Repsol Rally Team.

Una de las novedades de esta segunda etapa ha sido que los participantes tomaban la salida mezclados, coches, Side by Sides y camiones. Esta circunstancia ha perjudicado sensiblemente a Isidre Esteve que, después de acabar muy retrasado la primera etapa por culpa de dos pinchazos, le tocaba partir en el puesto 69º, detrás de varios vehículos mucho más lentos.

“Ha sido un día complicado por culpa del polvo y el tráfico que nos hemos encontrado en carrera. Al principio nos costó encontrar el ritmo por un pinchazo y, después, porque fuimos casi 130 kilómetros detrás de tres camiones a los que no pudimos adelantar, porque el recorrido no nos lo permitía. Además, nos hemos perdido en un cañón y nos hemos dejado algo de tiempo”, explicaba el piloto de Oliana con resignación a su llegada al campamento.

Su tiempo final de 4 horas, 25 minutos y 59 segundos le ha situado al término de la jornada como 34º clasificado en coches y 7º de T1.2, categoría reservada a los todoterreno 4×4 diésel modificados. En la general, el Repsol Rally Team ha escalado varios puestos y ya ocupa la 31ª plaza, con un tiempo total acumulado de 8 horas, 49 minutos y 40 segundos, a menos de una hora del top 15, su gran objetivo final para la presente edición del Dakar.

“Aunque los resultados no lo reflejen, las sensaciones generales son muy buenas y tanto el coche como el equipo funcionan a la perfección. Por todo ello, estamos convencidos de que no tardaremos en encontrar nuestro ritmo de carrera y estar donde nos corresponde”, valoraba el ilerdense con optimismo.

Mañana martes, el Repsol Rally Team tendrá una nueva oportunidad de recuperar posiciones durante la tercera etapa, con salida y llegada a Neom. Un bucle de casi 500 kilómetros, con una especial de 414 por cañones, montañas y arena que coronará el punto más alto del Dakar 2020, a 1.400 metros de altitud. Por segundo día consecutivo, la organización entregará el libro de ruta a los participantes tan sólo un cuarto de hora antes de tomar la salida. “El roadbook está muy bien señalizado y Txema Villalobos ha sabido interpretarlo a la perfección. Nos encanta el nuevo sistema y ojalá fuera siempre así”, asevera Isidre Esteve.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad