Isidre Esteve vive su día más aciago en el Dakar 2020

Un incidente con la hierba de camello y una avería en el alternador retrasan al piloto del Repsol Rally Team más de dos horas y le sitúan 36º de la general.
“Íbamos en sexta velocidad a más de 120 km/h y casi volcamos, aunque nos hemos quedado de lado. Por fortuna, todo ha quedado en un buen susto”.
“Luego, se nos ha roto el patín de la correa del alternador y suerte que Cristina Gutiérrez y Pablo Huete nos han dado el recambio para poder seguir en carrera”.

En menos de 24 horas, Isidre Esteve ha vivido las dos caras del Dakar. Si ayer firmaba su mejor actuación, hoy ha sufrido su día más aciago. El prototipo del ilerdense ha salvado un vuelco in extremis pero ha quedado de costado y, tras reincorporarse a la carrera, ha tenido una avería que casi le obliga a abandonar. Pese a perder más de dos horas, el piloto del Repsol Rally Team no pierde el optimismo y recuerda que “todavía no hemos llegado a la mitad del Dakar, quedan muchos kilómetros por completar y seguro que van a pasar muchas más cosas”.

Isidre Esteve y su copiloto Txema Villalobos se han llevado un gran sobresalto hacia la mitad de la especial, que ha transcurrido entre Al Ula y Ha’il. “Íbamos en sexta velocidad a más de 120 km/h y hemos estado a punto de volcar, cuando en un bache se nos ha descontrolado el coche de la parte trasera. Al final lo hemos salvado, pero el BV6 se ha quedado de lado, recostado en una hierba de camello”, narraba el de Oliana.

Tras volver a poner en pie su 4×4, con la ayuda del holandés Maik Willems y su Toyota Hilux, y comprobar que, aparentemente, los desperfectos eran mínimos, el Repsol Rally Team lograba reincorporarse a la carrera 20 minutos más tarde. “Por suerte, todo ha quedado en un buen susto y no nos hemos lesionado”, apuntaba con alivio.

Pero los problemas no terminaban ahí, ya que unos 50 kilómetros más adelante el prototipo sufría una avería que, esta vez sí, les ponía realmente en jaque. “Se nos ha roto el patín de la correa del alternador y no teníamos la pieza de repuesto. Suerte que Cristina Gutiérrez y Pablo Huete nos han dado el recambio. Nos han hecho un favor increíble, porque sin su ayuda no hubiéramos podido llegar al final. Les estoy muy agradecido, tanto a ellos como a los holandeses del equipo Bastion. Son dos ejemplos del auténtico espíritu dakariano”, resaltaba el piloto ilerdense.

Después de una hora de trabajo en plena pista, Txema Villalobos ha logrado reparar la avería. De todas formas, y tras detectar una fuga de aceite, Isidre Esteve ha optado por ralentizar mucho la marcha en los 80 kilómetros finales para conservar la mecánica y no poner en peligro el motor del BV6.

Pese al cúmulo de dificultades, el Repsol Rally Team ha conseguido llegar a meta en 49º puesto, con un registro de 6 horas, 8 minutos y 42 segundos, a 2h 16′ 41” del ganador de la etapa, Carlos Sainz. El tiempo perdido, sumado a una penalización de 40 minutos recibida ayer por un waypoint que, desafortunadamente, no quedó registrado en su GPS, les ha retrasado hasta la 36ª plaza de la general, con 25 horas y media acumuladas.

“Es una auténtica lástima porque hoy también estábamos rodando a muy buen ritmo y podíamos haber vuelto a marcar otro buen resultado. Pero esto es el Dakar y hay que seguir luchando para llegar a la etapa de descanso del sábado. No hay nada decidido, porque la segunda semana será muy distinta a esta primera y las diferencias serán mayores”, presagia el de Oliana.

Mañana, Isidre Esteve afrontará con su moral de hierro la sexta etapa, entre Ha’il y Riad, la última antes de la esperada jornada de descanso. Los corredores deberán superar uno de los días más largos del Dakar 2020, con un total de 830 kilómetros, 477 cronometrados, en su totalidad por arena y fuera pistas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad