Joan Font, más cerca de la gesta tras superar otra durísima especial

El Toyota Land Cruiser del FN Speed Team encalló en las dunas de Wadi Al Dawasir hasta en ocho ocasiones.
“Este tipo de arena es el peor enemigo para un coche de serie. Lo hemos pasado muy mal”, asegura el piloto de Vic.

“Ha sido la etapa más difícil”. Así calificaba Joan Font la octava etapa del Dakar 2020, un largo bucle alrededor de Wadi Al Dawasir, de 716 kilómetros (477 cronometrados), que se convirtió en una auténtica pesadilla para el Toyota Land Cruiser 120 del FN Speed Team. La etapa presentaba un recorrido de arena y dunas muy rápido para los prototipos, pero muy desfavorable para los coches de serie.

“Lo hemos pasado muy mal. La arena estaba muy blanda y vamos con lo que vamos. Hemos sufrido mucho en las dunas”, afirmaba un resignado Joan Font, tras completar la especial en 8 horas, 49 minutos y 13 segundos. “Asumimos las limitaciones que tiene el Toyota, pero lo cierto es que este tipo de arena es el peor enemigo para un coche de serie”, agregaba.

Joan Font y Borja Rodríguez terminaron la especial exhaustos, en una jornada que parecía no acabar nunca. De hecho, encallaron en las dunas en varias ocasiones, tantas que hasta perdieron la cuenta: “Por lo menos, en siete u ocho. En algunas de ellas nos han tenido que ayudar los camiones a sacarlo”, añadía el copiloto. Por si fuera poco, también se llevaron un buen susto cuando en una de estas situaciones el coche de Fernanda Kanno les golpeó per detrás: “Fue en la bajada de una duna en la que nos habíamos quedado enganchados. Por suerte, no fue gran cosa”.

El Dakar de Arabia Saudí apenas ha dado tregua a los participantes, especialmente para los más modestos. Joan Font no ha podido disfrutar de una jornada tranquila desde que arrancara la carrera, el pasado 5 de enero. Durante la primera semana, todos los problemas tuvieron un denominador común: la conducción de noche. Al ejercer de asistencia rápida del equipo y empezar la etapa tan tarde, en muchas ocasiones tuvo que completar buena parte de la especial de noche. 

En esta segunda mitad de carrera, con más presencia de arena y dunas, son las limitaciones del coche las que están poniendo en serios apuros a la pareja del FN Speed Team: “Seguimos las roderas que dejan los coches y no podemos superar una duna que otros sí pueden, ya que ellos llevan mucho menos peso y más potencia”, explica Borja Rodríguez.

A pesar de todos estos contratiempos, ninguno ha puesto todavía en jaque la continuidad de Joan Font y Borja Rodríguez en carrera, que empiezan a vislumbrar en la lejanía la meta final, a pesar de que todavía tienen por delante la friolera de 2.685 kilómetros, entre enlaces y sectores selectivos. “Lo vemos todavía muy lejos, pero estamos con muchas ganas”. Por de pronto, les espera otra larguísima etapa de 886 km (410 de especial) entre Wadi Al Dawasir y Haradh, antes de la temida maratón en el desierto de Rub’ al Khali, también conocido como el Empty Quarter, o “lugar vacío”. El nombre lo dice todo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad